Fluyendo con la Corriente

Encuentra una fuente natural de agua en movimiento como un arroyo o el agua corriendo en las canales después de la lluvia.

Si no encuentras algo así, puedes hacer tu propia corriente abriendo el agua del grifo sobre un lavadero bloqueado o una manguera sobre una superficie dura. ¡Recuerda mantener el grifo o la manguera hacia abajo, al menos al principio!

Con cuidado pon algunos objetos que floten en el agua y mira cómo se mueven sobre la superficie del agua.

¿En qué dirección van?

Si estás usando una manguera trata de moverla por los lados. ¿El objeto se mueve de forma diferente?

Video Relacionado