Introduce Plantas y Semillas

Conversa sobre distintas plantas y semillas y compáralas.

Materiales

  • dos plantas caseras, preferiblemente que tengan distinta apariencia
  • dos tipos de semillas (usa dos que luego expondrás en el Centro de Aprendizaje Museo de Semillas)
  • vainas de arveja frescas
  • frijoles rojos o habas

Conceptos Clave de Ciencias  

  • Las plantas crecen a partir de las semillas

Vocabulario

Durante sus conversaciones, introduce los términos relativos a las plantas: semillas, fríjol, vaina de arveja, planta, hoja y tallo.  Usa palabras de los procesos científicos como observar, comparar, contrastar, examinar y describir.

Instrucciones

Introduce Plantas y Semillas

Dile a los niños que van a explorar plantas durante las siguientes tres semanas. Durante esta primera semana, van a mirar de cerca las semillas y lo que sucede cuando las siembran.

  1. Muéstrales las dos plantas caseras y pídeles que compartan lo que saben sobre las plantas. ¿En qué son parecidas estas plantas? ¿En qué son diferentes? ¿Cuáles son algunas de las distintas partes de una planta? (Hojas y tallos, por ejemplo). ¿Tienen alguna planta casera en casa?
  2. Muestra los dos tipos de semillas y pregúntale a los niños qué saben sobre semillas. Pregunta, ¿Esto de dónde creen que viene? ¿Qué creen que va a pasar si sembramos estas semillas?
  3. Dale a cada niño una vaina de arveja. Pregunta ¿Qué creen que es esto? ¿Qué notan? ¿Qué hay dentro de la vaina de arvejas? Anima a los niños para que abran las vainas, miren de cerca como están alineadas sus arvejas y fíjense cómo están conectadas a la vaina. Invítalos a que cuenten las arvejas en su vaina. Diles que estas también son semillas. Haz que los niños prueben una arveja. Diles que algunas semillas, como estas, se pueden comer con seguridad. Otras semillas no. Recuérdales que tienen que preguntar siempre a un adulto si pueden o no probar una semilla.
  4. Explícales que estas arvejas tiernas no están listas para ser plantadas. Tienen que estar secas para poderse sembrar. Pásales algunos granos – del mismo tipo que van a plantar más tarde hoy. Dile a los niños que esas también son semillas, pero que no pueden comerse.

Reflexiona y Comparte

Haz que comparen cómo se ven y cómo se sienten los fríjoles secos y las arvejas frescas. Pregunta,

  • ¿Qué diferencias puedes notar entre los fríjoles secos y las arvejas frescas? ¿En qué se parecen?
  • ¿Qué otros tipos de semillas han visto antes? ¿Cómo eran esas semillas?

Luego, durante el tiempo de exploración libre, muéstrale a los niños las semillas que pusiste en el centro de aprendizaje Museo de Semillas. Haz que ellos agreguen los fríjoles secos al Museo.